Borghi tiene tiempo de darse cuenta de que así no va

El clásico también irritó al Bocha. El ídolo le mantiene el crédito al DT aunque le aconseja cambiar: "En el equipo no se ve su discurso", se molesta. Y avisa que le "gustaría volver a hablar con él".

 

Pasa por la mentalidad del hincha, ¿entendés? El de Racing piensa en salvarse, el de Independiente en ganar todo. Ellos festejaron el empate como un título y, al final, es un punto para cada uno…". Ricardo Enrique Bochini atiende el llamado de Olé, justo mientras realiza trámites en Avellaneda y, casi 24 horas después, describe las sensaciones que el clásico dejó en la ciudad. ¿Y a vos, Bocha, qué te dejó? "Lo vi por tele. En el primer tiempo, el Rojo encontró un 1-0 que no era justo. Debería haber aprovechado esa ventaja para tener la pelota y liquidar el partido. Pero noté a un Borghi con muchas dudas".

 

-¿Muchas dudas?

 

-Sí. Siento que no se armó un plantel con idea futbolística. Se arrancó muy bien en el primer partido de la Copa. Por cómo se ganó y en cómo se jugó: con un mediocampo con Pusineri y Ledesma, combativo, y Fredes y Montenegro, creativos. Y dos delanteros. Al lesionarse Hernán, esa idea cambió.

 

-¿Sorprende que no haya reemplazo para Fredes?

 

-Puede ser. Lo que más tiene que buscar es un jugador que ayude en la creación al Rolfi. ¿A Ríos para qué lo trajeron? ¿Higuaín? Es delantero, no está para generar fútbol. Hasta que no venga un armador, se va a jugar bien una vez cada tanto. Es un mal que sufrieron Burruchaga y Troglio. Pensé que Borghi lo iba a resolver, ¿pero Herrón de 8? ¿Matheu de 8? No sé si no lo pidió, si la CD no se lo trajo, si no ven el problema…. El último que tuvo dos creativos fue Gallego. Por algo fue campeón.

 

-¿Esperabas otra reacción de Borghi?

 

-En la cancha no se ve su discurso. Ahí es donde pesan las palabras. Juega con varios delanteros pero los saca si va ganando. Contra Estudiantes en La Plata, cuidó el 1-1 en lugar de seguir atacando. Ahora con Racing… Propuso una formación que no tuvo la pelota. No lo entiendo.

 

-¿Los cambios dan un mensaje?

 

-Todos los técnicos ponen más gente para defenderse. Y un gol de diferencia no es nada. Hay que liquidarlo. Cuando más lejos de tu arco estás, más difícil es que te hagan un gol. Y cuando jugás con más gente en ataque, más fácil es meter goles. Corrés riesgos, pero ganás. En Gimnasia-Huracán, Sanguinetti sacó al 3 (Graff) para poner a Alonso. Y ganó. Si no lo sacaba, el 3 no iba a estar ahí para hacer el gol. Necesitás delanteros y volantes ofensivos que lleven la pelota. Como el Sub 23. Tenía a Agüero de punta y tres volantes creadores con llegada al gol: Riquelme, Messi y Di María. Borghi tiene tiempo de darse cuenta de que así no va.

 

-¿Vos qué harías?

 

-Saldría a ganar de entrada y buscaría una continuidad de juego. Quiero ver un equipo con 90 minutos de buen ritmo. Al menos, 60. Siendo protagonista. En mi época, perdimos partidos pero jugando bien, pegando pelotas en los palos y si nos hacían un gol era de casualidad. A la larga, vas a ganar más de lo que perdés. Y jugando a muerte.

 

-Borghi no ve el fútbol como de vida o muerte.

 

-Es una forma de decir. Nadie se muere por perder un partido o por no salir campeón. Tampoco digo que hay que ganar quebrando a un rival o haciendo tiempo los últimos diez minutos. La gente quiere que el equipo juegue bien, corra, tenga ritmo, se mate por la camiseta. Y si gana 1-0, que busque el 2-0. Eso es jugar a muerte. Podés ser segundo, pero debés tener llegada, crear situaciones.

 

-¿Sorprendió Racing o más defraudó el Rojo?

 

-Racing corrió, hizo lo que pudo. Independiente era quien tenía que dar más. Aunque contra los tucumanos también había hecho un partido malo, que lo podrías tener con Boca, el mejor, River o San Lorenzo, que son contra quienes competís. Este Racing o San Martín son equipos a los que tenés que pasar por encima. Vas a terminar arriba de ellos, pero estás obligado a ganarles.

 

-Si lo tuvieras enfrente, ¿qué le dirías a Borghi?

 

-Hablé con él una vez y me gustaría hacerlo de vuelta. ¿Qué le diría? Que encuentre a alguien para jugar al lado de Montenegro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.