EL ‘NUEVO’ ESTADIO

Avanza la construcción del estadio

 

A 4 meses y medio de la inauguración, Olé recorrió el nuevo chiche lujoso del Rojo y te cuenta cómo está, qué falta y cómo va a quedar.

 

Desde el primer día que empezamos la remodelación se dijo que no íbamos a llegar… Nosotros nos comprometimos con una fecha y el 25 de noviembre vamos a estar inaugurando el estadio". Enérgico, hasta cansado de dar explicaciones, Julio Alberto Comparada reafirma a cada paso la fecha de reapertura de la cancha. Es cierto que la obra, cuya finalización estaba estipulada para agosto, sufrió diversos retrasos a lo largo de estos 17 meses: complicaciones climáticas, lentitud para aprobar los planos, cheques rechazados, hasta el conflicto del campo que paró a los camiones que debían acercar las tribunas desde Córdoba. Pero en una recorrida por la construcción, Olé comprobó que, a 137 días de volver a tener casa propia, el Libertadores de América no late ni vibra. Arde.

 

El proyecto de los arquitectos Luis Cabillón y Alberto Fernández Prieto impacta apenas uno empieza a transitar la calle Bochini (ex Cordero). Allí donde estaban las famosas viseras, hoy ya se ven dos pisos de tribuna. Y en sus cuatro costados Ya están completados en la platea Erico, también en la cabecera local, avanzado un 50% en la visitante (60% en la parte baja y 40% en la parte alta) y en la bandeja Sande, el único sector de la cancha que tenía doble edificación. Allí se están construyendo los dos pisos de palcos y luego se colocará la bandeja superior. También están en restauración los escalones inferiores. La fosa fue tapada y se armó el perímetro del campo de juego, aunque falta definir con qué tipo de acrílico, vidrio o alambre se lo separará de las tribunas.

 

El detalle fetiche se encuentra en las esquinas. Allí estarán las bocas del Diablo: cuatro pisos con 200 plateas cada uno (800 por córner 3.200 en total). Esa estructura está siendo preparada para en el futuro soportar las bases del techo, algo no resuelto. La esquina más avanzada es la que junta la tribuna Erico con la popular de socios, de la que ya se está ejecutando el cuarto piso.

 

Para llegar a tiempo al 25 de noviembre, hoy hay 250 personas trabajando en simultáneo, de siete empresa diferentes. La obra también avanza en sus entrañas: el riego automático ya fue colocado y cuando pase el invierno, los ingenieros agrónomos trabajarán en el resembrado del césped. En tanto, bajo la tribuna Erico, los trabajos de albañilería están en un 70%: ya se colocaron las bases para la mampostería del vestuario local, se está laburando en la instalación sanitaria y contra incendios y se está techando el pasillo subterráneo que los jugadores rivales deberán recorrer para salir al campo y que va desde la cabecera visitante hasta el centro de la platea Erico.

 

Atenti, después de la inauguración, el estadio va a seguir en obra. Y tal vez por varios años. Incluso, el costo de 20.000.000 de dólares que se calcula hoy (el doble del proyecto original, incrementado -dicen- por el fuerte valor de los materiales y la mano de obra necesaria) va a aumentar. Porque debajo de las tribunas, hay proyectados 44.000 metros cuadrados de construcción, que tienen que ver con la pensión para las Inferiores, la administración del club, un museo y un restaurante, entre otras cosas, que no estarán listos para esta primera etapa. Como tampoco el techo, por el que hay una cotización de tres palos verdes más y se evaluará si se hace (y cuándo) o no. Comparada explica: "La construcción del estadio es como cuando uno hace una casa nueva: se debe poner una fecha tope y ese día entrar a vivir. Si no, nunca terminás porque siempre va a parecer que falta algo. Es así. Entonces, tenemos que correr todos detrás de la fecha del 25 sí o sí. Es la manera de terminarlo . Y hacia allá va Independiente. De eso ya no hay ninguna duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.